Cuentos, Para regalar

Orangutaneando

¡Reto conseguido! ¡Somos expertas haciendo el chimpancé, el pingüino y hasta el loro! Voy a confesar que es el libro más divertido que hemos tenido en casa y con el que más nos hemos reído. Os invitamos a conocerlo en el post Haciendo el mono que publiqué hace ya unos meses.

La verdad es que llevamos bastante tiempo con él en casa y casi todos los días lo sacamos de la estantería para poder jugar, así que no me extraña que hayamos conseguido imitar tan fantásticamente a los niños y animales de las ilustraciones. Me da la sensación de que a Elea le costó entrar en el juego ¿porque había movimientos que no coordinaba aún? ¿porque no veía la relación entre el libro y lo que yo hacía? ¿porque se avergonzaba ya, a tan temprana edad, de las tonterías de su madre? A saber. Lo que me interesaba y gustaba es que quisiera verlo repetidas veces, demostraba que se entretenía y sentía curiosidad, así que continué a tope representando las imágenes del libro, hasta que… ¡¡EL ESFUERZO DIO SUS FRUTOS!!

Hasta tal punto que me llegué a preguntar si había parido un humano o un orangután. Con lo menuda y frágil que es… ¡qué manera de golpearse el pecho! Los que seguís el blog ya sabéis que ella pone mucho empeño en todas sus acciones, así que os la podéis imaginar imitando al chimpancé, onomatopeya incluida.

Haciendo el gorila

El loro es un puntazo, se atreve incluso sin apoyarse, y me parece total porque me mira como “mamá, yo también sé”. Y hoy, último día en el que hemos jugado a De la cabeza a los pies ¡HA HECHO EL GATO! Esto es la bomba, porque acostumbraba a señalarme el suelo para que me agachara y lo hiciera yo, pero hoy por fin hemos acabado de imitar a todos los animales.

Su “primer” gatito

Bueno, no a todos, me he reservado el camello y el burro para cuando baje de revoluciones porque conociendo a Elea podría haber dejado los dientes en el suelo y con uno roto yo creo que es suficiente. Os voy a dejar con la intriga de saber qué hacen el loro, el burro y el camello para que vayáis a comprarlo o cogerlo en préstamo en una biblioteca, os va a encantar.

Gracias, Eric Carle por ilustrar libros tan geniales. Lo malo de este tipo de libros es que no sé cómo llenar el hueco que nos dejan cuando los devuelvo en la biblio…

¿Cómo lo cuentas tú? Puedes dejar un comentario para que conozcamos tus experiencias

2 comentarios en “Orangutaneando”

  1. jajajaja, ese cuento no deja indiferente a ningún niño. Yo lo utilizo en las visitas escolares y siempre causa sensación. Menos mal que la sala tiene una puerta tras la que podemos escondernos para imitar a todos esos animales y reírnos de nuestras payasadas!!

    Le gusta a 1 persona

Responder a Belén Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.